El amaranto (Amaranto) es una planta tupida con un tallo grueso y hojas abundantes. Se cultiva en muchas regiones del mundo y probablemente proviene de las regiones de Centroamérica. Se cultiva de forma similar al grano, aunque técnicamente no pertenece a la familia de los granos. La forma más sencilla de compararlo es con la quinua o el trigo sarraceno. Tiene poderosas propiedades nutricionales, por lo que se utiliza en cocinas de todo el mundo. Vea por qué vale la pena comer el amaranto.

5 razones por las que debes comer amaranto

1. El amaranto contiene antioxidantes

Los antioxidantes son compuestos naturales que ayudan a proteger el cuerpo contra los radicales libres dañinos. Los radicales libres pueden dañar las células y contribuir al desarrollo de enfermedades crónicas. El amaranto es una buena fuente de antioxidantes que promueven la salud, como el ácido gálico, el ácido p-hidroxibenzoico y el ácido vainílico, que pueden ayudar a proteger contra enfermedades.

2. El amaranto reduce el colesterol

La investigación confirma que el amaranto es rico en fibra y fitoesteroles. Comer amaranto puede reducir el colesterol y, por lo tanto, reducir la presión arterial y reducir el riesgo de aterosclerosis. Algunos estudios en animales muestran que el amaranto puede ayudar a reducir el colesterol LDL total y “malo”. Gracias a esto, puede prevenir el estrechamiento de las arterias y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

3. El amaranto fortalece el sistema inmunológico

El amaranto está lleno de antioxidantes, lo que significa que fortalece el sistema inmunológico. Tiene propiedades antiinflamatorias que ayudan a aliviar la artritis y otras enfermedades relacionadas con la inflamación. El aceite de amaranto se puede aplicar tópicamente para aliviar las dolorosas lesiones menores y las afecciones de la piel. Además, el amaranto es rico en fósforo, un mineral importante para la salud ósea. También es rico en hierro que ayuda al cuerpo a producir sangre.

4. El amaranto contiene muchas vitaminas

Si busca una fuente rica en vitaminas y minerales, el amaranto es el ejemplo perfecto. Este grano tiene muchas vitaminas, incluidas las vitaminas C, E, A, K, B5, B6, ácido fólico, niacina y riboflavina. El amaranto contiene:

  • Calcio
  • Cobre
  • Hierro
  • Magnesio
  • Manganeso
  • Fósforo
  • Potasio
  • Zinc

5. El amaranto favorece la digestión

Debido a su gran cantidad de fibra y otros minerales de fácil digestión, el amaranto puede ayudar a la digestión. Si bien muchos de los granos que se consumen con más frecuencia contienen gluten, el amaranto no contiene gluten de forma natural y puede ser consumido por quienes siguen una dieta sin gluten. Además, el amaranto es rico en proteínas y fibra que pueden ayudar a perder peso.

¿Cómo cocinar el amaranto?

  1. Vierta 1 taza de amaranto en la olla y luego agregue 2 tazas de agua.
  2. Llevar a hervir.
  3. Cocine todo a fuego lento durante 15 minutos hasta que esté tierno.
  4. El amaranto cocido es la base de platos dulces o rotos. Agregue frutas o verduras a su gusto.

Lea también:
Suplementos dietéticos que apoyan el trabajo del cerebro.

5 razones por las que debes comer amaranto

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *