Cerveza después del entrenamiento: ¿cuáles son sus ventajas?

Aunque la cerveza no es una bebida deportiva ideal, ciertas propiedades pueden ayudar a su cuerpo después del ejercicio. Recuerda que no hay evidencia clara de que beber cerveza después del entrenamiento sea beneficioso. Por tanto, se necesitan más estudios para ello.

Cerveza: fuente de carbohidratos

La cerveza generalmente se elabora con agua, granos, lúpulo y levadura. Como resultado, es una fuente moderada de carbohidratos, con una cerveza promedio que contiene 10-15 gramos.

Cuando hace ejercicio, una forma almacenada de carbohidratos, llamada glucógeno, puede agotarse. El grado de pérdida de glucógeno depende en gran medida del entrenamiento. El ejercicio aeróbico, como trotar o andar en bicicleta, agota el glucógeno más que el ejercicio como el levantamiento de pesas o intervalos cortos de velocidad.

Dado que consumir carbohidratos después del ejercicio puede reponer sus reservas de energía, la cerveza a veces puede servir como una opción decente después del entrenamiento.

Tenga en cuenta que las investigaciones no muestran que beber cerveza fuerte proporcione beneficios significativos después del entrenamiento sobre las bebidas deportivas.

Cerveza: fuente de electrolitos

En el ejercicio de intensidad moderada a alta, los electrolitos se pierden junto con la pérdida de sudor.

Los electrolitos son minerales, incluidos sodio, potasio, magnesio y calcio, que contienen una carga eléctrica. Realizan varias funciones importantes en el cuerpo, como mantener un equilibrio de pH adecuado, equilibrar los niveles de agua y facilitar la transmisión nerviosa.

Es por eso que las bebidas deportivas tradicionales proporcionan electrolitos esenciales para ayudarlo a mantenerse hidratado después del ejercicio.

Vale la pena señalar que la popularidad de los llamados Las cervezas con electrolitos aumentaron porque producen el mismo efecto. Contienen electrolitos adicionales, especialmente sodio, potasio y magnesio, lo que los convierte en una buena bebida para después del entrenamiento.

Tenga en cuenta que beber en exceso puede dificultar la recuperación después del ejercicio, razón por la cual muchas cervezas con electrolitos son bajas en alcohol.

Cerveza: fuente de antioxidantes

La cerveza tiene un alto contenido de antioxidantes debido al alto contenido de antioxidantes del lúpulo, el ingrediente principal de la mayoría de las cervezas.

Los antioxidantes que consume combaten los radicales libres, que son moléculas inestables que promueven la inflamación crónica y aumentan el riesgo de diversas dolencias.

La cerveza en particular es bastante rica en polifenoles, que son antioxidantes que se encuentran en una variedad de frutas y verduras.

Estos compuestos pueden ser la razón por la que el consumo moderado de cerveza se asocia con una mejor salud del corazón y un menor riesgo de cáncer.

El consumo excesivo de cerveza o cualquier bebida alcohólica anula todos los beneficios y aumenta el riesgo de enfermedad. Por tanto, la moderación es fundamental.

Cerveza después del entrenamiento: posibles desventajas, riesgos y efectos secundarios

Si bien beber cerveza después del ejercicio tiene sus beneficios potenciales, varias desventajas notables pueden superarlos.

Además, el consumo regular de alcohol puede ser adictivo, por lo que siempre debes limitar tu consumo.

Cerveza: ralentiza la síntesis de proteínas

Para contrarrestar el estrés causado por el ejercicio muscular, su cuerpo estimula la síntesis de proteínas musculares, un proceso complejo que crea nuevas proteínas para reparar y fortalecer los músculos.

Varios estudios sugieren que beber alcohol después del entrenamiento puede interferir con la síntesis de proteínas musculares. Esto, a su vez, puede retrasar el tiempo de recuperación.

Un estudio en 8 hombres activos encontró que la síntesis de proteínas musculares disminuyó 2 horas después de consumir alcohol, aunque es importante recordar que la dosis de alcohol fue de aproximadamente 12 bebidas estándar, que es mucho más de lo que normalmente bebe.

Otro estudio sugiere que una dosis baja de alcohol (0,5 gramos por kg de peso corporal) no tiene ningún efecto sobre el rendimiento muscular después de un ejercicio intenso.

Según los datos actuales, es mejor abstenerse de beber grandes cantidades de alcohol después del ejercicio.

Cerveza: deshidratación

La hidratación es especialmente importante cuando se trata de rendimiento deportivo y ejercicio.

El consumo moderado de alcohol se asocia constantemente con un leve efecto deshidratante. Esto se debe a sus propiedades diuréticas, que provocan un ligero aumento en la producción de orina cuando se ingiere.

Es poco probable que cantidades más pequeñas de alcohol, como las que se encuentran en la cerveza light, provoquen una deshidratación significativa.

¿Beber cerveza después del entrenamiento tiene algún beneficio? ¡La respuesta puede sorprenderte!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *