La memoria debe cuidarse durante toda la vida, no solo cuando empezamos a tener problemas con ella. ¿Qué vale la pena recordar? ¿Qué es responsable de la aparición de la demencia y el Alzheimer y qué puede ayudar a mantener la memoria en buena forma? Encontrarás la respuesta en el material:

Dieta para el cerebro: ¿qué debería contener?

El combustible básico para el cerebro son los productos alimenticios de alta calidad que deben incluirse en nuestro menú diario.

1. Carbohidratos complejos

Los carbohidratos complejos son para nuestro cuerpo lo que es el combustible de un automóvil. Es gracias a ellos que podemos vivir a plena capacidad, aprender y recordar información diversa. El uso de dietas bajas en carbohidratos reduce la memoria y la concentración, reduce los reflejos y causa malestar general y fatiga crónica. La falta de energía en forma de carbohidratos complejos interrumpe el trabajo de todo el cuerpo y ralentiza el metabolismo.

Las mejores fuentes de carbohidratos complejos incluyen:

  • pan integral,
  • grañones de grano grueso,
  • pasta integral,
  • Arroz integral
  • Harina de avena.

Vale la pena saber que la energía de los carbohidratos complejos se libera gradualmente, por lo que no hay sensación de somnolencia poco después de ingerir una comida, que se asocia con un aumento repentino y una caída igualmente repentina de los niveles de glucosa en sangre.

2. Peces de mar y de agua dulce

El pescado es una de las fuentes básicas de ácidos grasos Omega-3 y Omega-6 en nuestra dieta. Sin ellos, nuestro cerebro no puede funcionar a plena capacidad y desarrollarse adecuadamente en el período prenatal. Una buena fuente de ácidos grasos insaturados es el pescado de mar graso. Los ácidos grasos valiosos se encuentran en cantidades más pequeñas en el pescado de agua dulce, pero también debe incluirlos en su dieta diaria.

Recuerda que los peces capturados en aguas limpias son los más saludables, no los que provienen de la agricultura intensiva. También es importante cómo los preparamos; En primer lugar, conviene evitar el pescado frito y ahumado, que son fuente de sal y pueden contener sustancias nocivas con un efecto potencialmente mutagénico.

3. Nueces y mantequilla de maní

Las nueces y la mantequilla de maní preparadas a partir de ellas (naturales, sin aditivos innecesarios, por ejemplo, azúcar) son un excelente apoyo para el funcionamiento del cerebro. Gracias a la gran cantidad de vitaminas, minerales y ácidos Omega-3, aportan energía duradera y ayudan a mantener un nivel adecuado de muchos nutrientes en el organismo. Aunque las nueces se consideran engordantes, no vale la pena renunciar a ellas, un puñado de nueces al día proporciona efectos que no lograremos usando suplementos para la memoria y la concentración.

4. Grasas vegetales

Los aceites prensados ​​en frío también son un combustible valioso para nuestro cerebro. Gracias al alto contenido de vitamina E y otros antioxidantes, apoyan perfectamente el trabajo del cerebro y protegen contra el desarrollo de muchas enfermedades. Vale la pena incluir en la dieta no solo los aceites y aceites usados ​​tradicionalmente, sino también los menos conocidos, pero igualmente sabrosos y saludables, por ejemplo, de semillas de uva, lino y nueces. Además, sin grasas saludables, la absorción de vitaminas solubles en ellas no puede tener lugar, lo que amenaza el desarrollo de muchas enfermedades y dolencias desagradables para la salud.

Los problemas de memoria pueden comenzar a cualquier edad y no necesariamente son demencia o enfermedad de Alzheimer. A veces sucede que son el resultado de hábitos inapropiados y la falta de una gimnasia mental adecuada. Se sabe desde hace mucho tiempo que la resolución de crucigramas y el aprendizaje sistemático de cosas nuevas te permiten mantener tu cerebro en perfecto estado y disfrutar de una buena memoria.

Problemas de memoria: síntomas

Todos tenemos problemas de memoria, por ejemplo, debido a la falta de concentración, distracción, fatiga. A continuación, se muestran algunos ejemplos de problemas de memoria comunes:

  • Recuerda la trama de la última película que vio, pero no recuerda el título. O puedes imaginar la cara del actor, pero no puedes pensar en un nombre.
  • De vez en cuando, pones artículos cotidianos como llaves, gafas o un mando a distancia en algún lugar y no los encuentras más tarde.
  • No siempre recuerdas lo que acabas de leer. Lo más probable es que se trate de un problema de concentración, no de un problema de memoria.
  • Tu memoria sigue siendo lo suficientemente buena como para reconocer cuando la olvidas.

Estos problemas de memoria transitorios a corto plazo son perfectamente normales y no tiene que preocuparse por ellos. Empeora cuando notamos que nuestra condición se está deteriorando y olvidamos muchas más cosas que antes. En tal situación, es necesario realizar un diagnóstico completo y detallado.

Sin embargo, vale la pena considerar si no estamos cometiendo algunos errores básicos que tienen un impacto muy negativo en nuestra memoria. Puede encontrar que eliminarlos resolverá el problema. Por el bien de su salud y buena memoria, vale la pena cambiar su estilo de vida de manera profiláctica.

Problemas de memoria y hábitos cotidianos

Los problemas de memoria pueden deberse a la adicción a la nicotina. Cuando fuma, está privando a su cerebro del oxígeno que tanto necesita, lo que puede provocar una sensación general de agudeza mental borrosa y reducida.

Una dieta saludable, llena de nutrientes, grasas buenas y proteínas de alta calidad es importante para mantener una buena memoria. Sus problemas pueden deberse a una deficiencia de vitamina B1 y vitamina B12. B1 se puede encontrar en cereales integrales y verduras. Encontrará B12 en muchas carnes y productos lácteos.

Si consume grasas trans y carbohidratos simples con regularidad, aumenta su riesgo de desarrollar problemas de memoria. Es muy probable que esto sea el resultado de una acumulación de placa aterosclerótica en el cerebro que reduce el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno a las partes del cerebro responsables de la buena memoria.

Los problemas de memoria también ocurren cuando nuestro cuerpo está deshidratado. Si tomamos muy poca agua, esta condición puede persistir y empeorar. Así que busquemos la botella de agua con la mayor frecuencia posible.

Problemas de memoria y estilo de vida

Los problemas de memoria pueden acompañar al insomnio y ser el resultado de no dormir lo suficiente. A menudo van acompañadas de una disminución de la concentración y el enfoque. Por lo tanto, debe garantizar un sueño reparador y reparador. Durante el día, es mejor realizar las actividades en secuencia, en lugar de tener que hacer varias tareas a la vez. La distracción promueve el olvido.

Depresión y problemas de memoria.

La depresión es una enfermedad muy grave que se manifiesta en la pérdida de sentido de la vida, pensamientos suicidas, aislamiento del entorno, sentimientos de tristeza y desesperanza, poca energía, problemas para dormir y problemas de memoria. Los problemas de concentración pueden causar problemas para recordar experiencias así como para recordar eventos nuevos.

Problemas emocionales y memoria.

Los problemas emocionales, especialmente la incapacidad para expresar emociones verdaderas y la tendencia a ocultar los sentimientos por miedo, vergüenza u orgullo, pueden resultar en pérdida de memoria y mala memoria.

Estimulantes y problemas de memoria.

El alcohol y las drogas tienen efectos extremadamente negativos en nuestras células cerebrales. Sobre todo si usamos este tipo de estimulantes con frecuencia y los consumimos en grandes cantidades. Las drogas recreativas y las sustancias ilegales pueden alterar los procesos cognitivos y alterar las vías químicas y neurológicas, contribuyendo a problemas de memoria. El alcohol, por otro lado, puede afectar su capacidad para formar recuerdos.

Deficiencia de tiamina y problemas de memoria.

La tiamina es un nutriente que metaboliza los alimentos y los convierte en energía. Es una de las vitaminas del grupo B. Además de regular la transferencia de los alimentos a la energía, también mantiene el funcionamiento normal del sistema nervioso central. La deficiencia de tiamina puede causar problemas de memoria.

Problemas de memoria y malos hábitos.

Los problemas de memoria también pueden deberse a:

  • Fumando cigarros. Cuando fuma, está privando a su cerebro del oxígeno que tanto necesita, lo que puede provocar una sensación general de agudeza mental borrosa y reducida.
  • Una dieta poco saludable. Si consume grasas trans y carbohidratos simples con regularidad, aumenta su riesgo de desarrollar problemas de memoria. Es muy probable que esto sea el resultado de una acumulación de placa aterosclerótica en el cerebro que reduce el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno a las partes del cerebro responsables de la buena memoria.
  • La privación del sueño. La falta de sueño puede ser uno de los principales factores que aumentan el riesgo de pérdida de memoria, problemas de concentración y funcionamiento normal.
  • Deshidración. Si tomamos muy poca agua, esta condición puede persistir y empeorar. Así que busquemos la botella de agua con la mayor frecuencia posible.

Lea también:
¿Demencia y muerte? Sobre el riesgo profesional de los futbolistas

Puede mejorar la memoria y reducir el riesgo de demencia. Sugerimos como hacerlo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *